jueves, 4 de agosto de 2011

La tortuosa relación entre arquitectura y poder




                    "El Arbolito Park"  Hiroshi Watanabe. Quito, Ecuador, 2002     
    
 La corporación Bin Laden construirá la torre más alta del mundo en el mar Rojo. Esa noticia publicada en la  prensa me hizo recordar esta historia que parece siempre vigente, el hombre y su codicia, el deseo de superar en altura  y magneficencia sus edificios como una conquista del poder sobre el resto del mundo, ya desde los origenes de la historia aparece este  ansia, como si haciendo la obra más colosal dominase el mundo. Desde el mitológico Nemrod  monarca legendario de mesopotámia(1450 a. C. aprox.) mencionado en el capítulo 10 del libro de génesis
La tradición lo presenta como un tirano impío que construyó la  Torre de Babel  
En un texto de  Josefo (n. 37-38  Roma, 101)  el historiador judío   fariseo escribió: 
...fue Nemrod quien los incitó a tal afrenta y menosprecio hacia Dios. El era un nieto de Cam, el hijo de Noé, un hombre atrevido y de gran fortaleza de manos. Los persuadió de que no le atribuyeran a Dios, como si fuera por medio de él que habían obtenido felicidad, sino a creer que fue su propio esfuerzo lo que les alcanzó esa felicidad. Fue cambiando gradualmente su gobierno en una tiranía, al no hallar otra manera de apartar la gente del temor de Dios, sino induciéndolo a una tonta dependencia de su poder… Ahora la multitud estaba más que lista para seguir la determinación de Nemrod, y a considerar una muestra de cobardía el someterse a Dios; y construyeron una torre, sin reparar en dolor, ni siendo en lo más mínimo negligente con el trabajo: y, a causa de la multitud empleada en ello, creció muy alta, más rápido de lo que ninguno hubiera esperado; pero su anchura era tal, y estaba tan fuertemente construida, que a pesar de su gran altura parecía, a la vista, ser menor de lo que realmente era. Fue construida con ladrillos cocidos, pegados con mezcla hecha con brea, de manera que no permitiera el paso del agua. Cuando Dios vio que actuaron tontamente, Él no quiso destruirlos completamente, puesto que no crecieron más sabios por la destrucción de los pecadores anteriores; pero Él causó un tumulto entre ellos, produciendo en ellos idiomas diversos, y causando con esa multiplicidad de idiomas, el no poder entender uno con otro. El lugar en donde construyeron la torre ahora se llama Babilonia, debido a la confusión de esa lengua, la que entendían fácilmente antes; y para los hebreos por la palabra Babel, confusión…

                                                  Grabado de Nimrod sujetando un ciervo.

 En el centro de Moscú, al lado del rio, hay un enclave, un leve promontorio, que ha cambiado de arquitecturas como las serpientes cambian de piel. Ahora es la mayor de las iglesias de Rusia, la Catedral de Cristo Redentor, edificada con el dinero de las mafias de los nuevos ricos. Fue consagrada en 1977 y en sus cúpulas acebolladas hay decenas de kilos de oro.

                      Catedral de Cristo Redentor (Rusia)

 El terreno donde se levanta el templo contenía, con anterioridad, en la época de Brézhnev, la piscina más grande del mundo al aire libre. Se construyó en 1960 se  llamaba Москва  ( Moscú) , permaneció allí  hasta 1993 y los moscovitas al parecer estaban muy orgullosos de ella.

                 Moskva, la piscina más grande del mundo al aire libre



Durante muchos años el suelo donde se excavó la piscina había permanecido yermo, lleno de montañas de escombros, consecuencia de haberse demolido, por orden de Stalin, la anterior catedral de Cristo Redentor, edificada en el siglo XIX.
A mediados de los años 90 se propuso con el respaldo de un grupo de ciudadanos notables un proyecto de reconstrucción de la Iglesia en total concordancia con el edificio original que comenzó  a ser reconstruida en 1994. Ese grupo de notables incluía al Primer Presidente de Rusia, Boris Yeltsin cuyo funeral se realizaría precisamente en este lugar el 25 de abril de 2007.
Lo más curiosos es que para construir esta primera iglesia hubo que derruir el antiguo monasterio de San Alexis  y, según cuentan las crónicas, esta destrucción fue acompañada de una profecía lanzada por la superiora del monasterio en la que se insinuaba la maldición que pesaría sobre el territorio.
Esta maldición se concretó en especial en el edificio más espectacular que debía asentarse en este terreno. Se trataba del  Palacio de los Soviets, pensado por Stalin como la edificación más alta jamás realizada.

El Palacio delos Soviets se proyecto como una construcción de poco mas de 415 mt, con una estatua de Lenin en su parte superior de 100 mt de altura y 6 toneladas de peso pues, según Stalin, el edificio se construiría en honor de Lenin. Solo el dedo índice de este ultimo mediría 6 metros. Iba a ser el edificio más alto del mundo.

El concurso se celebró en 1931 y se presentaron a él un par de centenares de proyectos, entre ellos los de Gropius y le Corbusier. 
                                  "Palacio de los Soviets " proyecto de Le Corbusier
Venció Boris Iofan, un arquitecto de reconocida calidad. Durante la década siguiente el proyecto de Iofan  se ofreció como la perla de la arquitectura soviética. Reproducido hasta la saciedad, ha sido problablemente uno de los edificios nunca realizados más difundidos. 
Sus dimensiones habrán sido, desde luego, impresionantes, con una capacidad para albergar a  ochenta mil personas. Sobre la inmensa torre escalonada se pensaba colocar una estatua de Lenin de cien metros de altura, tres veces mayor que la estatua de la Libertad de Nueva York, Los aviones pasarían entre sus piernas como los barcos pasaban entre las del Coloso de Rodas. La guinda era especialmente grotesca: el despacho de Stalin estaría situado en el punto más alto, en el cerebro de Lenin.

                                Proyecto de Palacio  de los Soviets
 Su construcción se comenzó en 1937 pero se detuvo en 1941, sin volver jamás a retomarse, debido a la invasión nazi. Aun mas, entre 1941 y 1942, se tomo acero de la obra para construir puentes y fortificaciones.
                                                      El Palacio de los Soviets
El Palacio de los Soviets  (, Дворец советов, Dvorets Sovétov) debía superar a todos los rascacielos de América. fue un proyecto arquitectónico que propuso el gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)    en la década de 1930  para la ciudad de Moscú, pero que nunca llegó a realizarse. 
Se trataba de un colosal edificio administrativo que representaría el monumento supremo del estado socialista y estaría destinado, además, a alojar congresos, celebraciones, etc. El edificio debía convertirse en lo que vino a llamarse la "Nueva Moscú".
Stalin, de todos modos, no estaba tranquilo, pues sospechaba que Hitler tenía, después de acceder al poder e 1933, proyectos similares a los suyos. Y acertaba con su sospecha. Hitler que había sido un frustrado estudiante de arquitectura en Austria, tenía planes grandiosos con los que esperaba superar el esplendor de las ciudades de Roma,  París o Nueva York . Además, también él, por las informaciones de que disponía, sospechaba que Stalin podía anticiparse en la carrera. 

                                 Albert Speer  y la Maqueta de la Welthauptstadt Germania.
Entre otras muchas obras encargó al arquitecto Albert Speer  la joya del futuro imperio de los mil años: el Palacio  de los Forums Populares, un edificio descomunal que debía coronarse con una cúpula, a la que llamaron Kuppelberg, inspirada en el Panteón y en la de San Pedro del  Vaticano , aunque diecisiete veces más grande que esta última.

                            Maqueta del Palacio de los Foros Populares 
Las obras avanzaron con rapidez durante la primera mitad de los años 30, pero posteriormente perdieron vigor por la aparición en Moscú de otros proyectos arquitectónicos de gran envergadura, por problemas geológicos con los cimientos y, finalmente, por el inicio de la  Segunda guerra Mundial.
Después de la guerra, la construcción del Palacio de los Sóviets quedó prácticamente paralizada. Fue la época en que se erigieron los Altos edificios de Moscú, que tomaron prestadas algunas ideas del proyecto del Palacio de los Sóviets.
El Gobierno de la URSS   no renunció formalmente al proyecto del Palacio de los Sóviets hasta 1961. El foso de los cimientos sirvió para la construcción de la piscina Moskvá, mientras que la estación de metro Dvorets Sovétov (Palacio de los Sóviets), abierta en 1935, pasó a llamarse Kropótkinskaya. Finalmente, en los años 90  , se utilizaron los cimientos para la reconstrucción de la catedral demolida en los 30.
El estallido de la guerra truncó los planes de unos y de otros, que se quedaron en el papel. Se conservan números maquetas y otros registros originales, además de muchos otros que han ejecutado diferentes arquitectos y maquetistas, el más destacado de los cuales es el realizado a finales de los años 1990 el arquitecto japonés  Takehiko Nagakura por medio de una animación virtual de este proyecto 
Pero es curioso que  en esta competición secreta se enfrentaran los dos arquetipos  arquitectónicos del poder, las dos imágenes a las que siempre se ha recurrido cuando se ha querido fantasear  el templo de  Salomón. 
                                Reconstrucción del Templo de Salomón.



 
Pieter Brueghel el Viejo, 1563
Pintura al óleo sobre madera • Renacimiento
114 cm × 154 cm
Museo de Historia del Arte de Viena, Viena, Bandera de Austria Austria





La torre piramidal  propuesta por Boris Iofan era un Zigurat similar a la torre de babel pintada por Breughel
                                 La semiesfera  de Speer
Y aquí tenéis  la semiesfera  de Speer, pensada como símbolo de la gloria. No faltaban modelos en el barroco ni en épocas anteriores, como santa Sofia de Constantinopla o el propio Panteón. Quizá, cada uno por su lado, Stalin y Hitler quisieron construir el templo de Salomón de nuestra época. Afortunadamente el templo cayó antes  de que se colocara la primera piedra.
Esta carrera continua, en Nueva York y Chicago: Flatiron, Irving, Woolworth, general Electric, Empire State, Chrisler, Rockefeller, World trade center. Las torres gemelas Los rascacielos construidos en Oriente. Hong Kong, Kuala Lumpur, Shanghai, Singapur.

Me pregunto cual es la relación entre la tirania, su dominio del ser humano y este tipo de construcciones, puesto que se repite a través de la historia, ¿asemejarse a los dioses? ¿dominar al hombre? ¿manifestar el poder?
Quizás si se mirase hacia abajo en vez de  hacia arriba, si se considerara  a todos hombres a la misma altura ¿podria funcionar la humanidad de otro modo?
Con los pies en la tierra como dicen por este lugar.
 Susa Martin

3 comentarios:

  1. gran tema saludos desde buenos aires

    ResponderEliminar
  2. ninguna imagen corresponde al Palacio de los Soviets de Le Corbusier

    ResponderEliminar